Revista »

mayo 31, 2017 – 10:18 am | 213 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Entrevista, Featured

Edward Sanchez, Dueño Vanity Lounge

Enviado por en marzo 26, 2013 – 1:32 pm | 2.703 views
sanchez

“Siempre se debería tener un negocio de lo que te apasiona”

El objetivo de Edward Sánchez siempre fue tener su propio negocio. Para llegar a esto, trabajó en los mejores lugares de Houston como especialista en maquillaje. En estos momentos es dueño de Edward Sanchez Vanity Lounge en West Ave.

¿Dónde nació usted y de donde son sus padres?

Yo nací en McCallen, Texas, toda mi familia es de esa zona, mi papá, mi mamá, mis abuelos y bisabuelos. Uno de mis bisabuelos estuvo en la primera guerra mundial y cuando regresó, los Estados Unidos le dieron un reconocimiento y también tierras.  Así que desde esa época ya mi familia vivía en el Valle.

¿Desea contarnos cómo fue su infancia al lado de su familia?

Primero quiero contar que cuando yo era pequeño mis padres no me dejaban hablar español, ellos querían que todos sus hijos hablaran solo inglés. Ellos sí hablaban español pero no nosotros. Lo que pasaba es que en esos tiempos, tener acento significaba no tener educación.  Así que después que terminé la escuela fue donde comencé a decir algunas palabras en español. Por eso ahora pienso en inglés y luego hago la traducción al español.

Mi destino fue tener dos Señoritas Texas en la familia de mi mamá, que fue mi mamá y una de mis tías. Ellas dos entraron en esta competición con un mismo propósito, conseguir dinero para ir a la universidad y ser maestras. La familia de mi mamá era muy pobre, estaba compuesta por 8 hermanas y 4 hermanos, ellos eran “migrants workers”, viajaban a diferentes estados a ayudar con la cosecha del momento. Por eso, más hijos en la familia, más manos para trabajar y ayudar a la familia.

Mi mamá y mi tía vieron la posibilidad de ganar el concurso de Miss Texas como un medio de conseguir dinero. Mi mamá no ganó, y años más tarde mi tía ganó el concurso. Así que yo me críe con tías que me enseñaron a conocer la palabra rímel, lápiz labial y spray para el cabello. Pero mi sueño era ser médico. Cuando mi tía gano el concurso Miss Texas, Vidal Sassoon le dio una beca para que estudiara en Nueva York. Cuando ella fue a decirle a mi abuelo, él se opuso terminantemente, no veía bien que una chica de 24 años se fuera sola a vivir a esa ciudad tan grande. La única posibilidad era si me llevaba a mí. Mi tía habló con Vidal Sassoon que aceptó darme una beca a mí también.

Así fue que yo terminé en Nueva York, junto con mi tía, y estudiando cosmetología, pero a mí no me gustaba estar allí. Mi tía tenía 24 años y salía para todos lados pero como yo tenía 17 años me quedaba en el departamento, no podía ir a ninguna fiesta. Aunque terminé de estudiar en Vidal Sassoon me seguía sin gustar, así que decidí comenzar estudiar bioquímica en Georgetown University. Allí hice investigación en medicina nuclear, estudié sobre la quimioterapia de cáncer de tiroides. Al poco tiempo a mi madre le diagnosticaron cáncer de mamas. En ese momento hablé con los médicos que conocía, y me aconsejaron que la trajera a Houston al MD Anderson.  Ella tenía un cáncer avanzado y este hospital era la mejor opción, así que deje todo en Nueva York, fui al valle y traje a mi madre a Houston. Allí junto a mi madre vi como las mujeres perdían mucho de lo femenino que toda mujer tiene, el pelo, las cejas, las pestañas y muchas de ellas los senos. Eso me motivó y comencé con otra señora un programa que se llama “Look good, feel beautiful”.  Allí  enseñábamos a maquillarse y ver qué productos usar que sean seguros para personas con cáncer. Luego cuando mi mamá terminó el tratamiento volví al valle y comencé estudiar enfermería, pero me di cuenta que eso no es para mí.  Es una carrera para una persona que tiene un corazón muy grande pero a la vez muy dura, para soportar viendo cosas muy difíciles.

Finalmente, comencé mi carrera de maquillador en Houston, en Neiman Marcus, hacía maquillaje para   “Georgette Mosbacher ”, para la “La Prairie cosmetic”, allí fue donde conocí mucha gente de la alta sociedad de Houston; en ese momento las compañías petroleras estaban en pleno apogeo. Yo no sabía mucho cómo se movía estas personas así que tenía miedo de estar a su alrededor pero una persona muy querida me dijo: “Tienes que ser repetuoso y educado y eso tú lo eres, así que sé tú mismo”.  Luego comencé en el Houstonian, allí tuvo mucho miedo al principio porque en Neiman Marcus me pagaban por hora pero aquí me pagaban por cliente que atendía, tuve mucha suerte porque mi clientela me siguió. Y luego trabajé en Urban Retreat en el salón de José Elber.

¿Cómo fue que usted tiene su “Edward Sánchez Day”?

OHHH! Mira, a mí siempre me gustó ayudar, una de las forma que más ayudo es conectando a la gente, porque conozco gente no sólo por mi trabajo sino también porque trabajé mucho haciendo “Fundrising” para diferentes organizaciones sin fines de lucro, como Susan Komen, AIDS Fundation of Houston. Llegué a juntar 1.5 millones de dólares, para organizaciones de la comunidad de Houston. Por eso la alcaldesa Annise Parker me dio el premio de “Edward Sánchez Day”, y también me dio un premio de “Outstanding Comunity Activist of the Year”.

Cuéntenos ¿Cómo fue el desarrollo de la idea de abrir un negocio como Vanity Lounge?

Lo abrí con personas que creen en mí y me tienen mucha confianza. Este lugar es mi esposa, hijo, hija… Todo está aquí.

¿Qué servicios ofrecen en Edward Sanchez Vanity Lounge?

Hacemos secciones de maquillaje, damos clases individuales y en grupo, me gusta mucho darle clase a una mujer que trae su propio maquillaje y que lo ha estado usando por mucho tiempo, porque muchas veces me traen cosas que yo nunca he visto, de esta manera yo también aprendo. Como ejemplo, una señora que me trajo una crema hecha de cacahuate y yo nunca había visto esta crema. También hacemos tratamiento de cutis con iones sacando toda la grasitud de la piel y los puntos negros o blancos. También hacemos cejas, depilamos para que la forma de la ceja concuerde con la fisonomía de la cara, es decir, medimos su cara y los huesos para definir la fisonomía y extensiones de pestañas.  Yo como maquillador resalto los rasgos que son lindos en la persona y disminuyo los demás.

¿Qué consejo les daría a los hispanos que quieren abrir su propio negocio?

Yo diría primero que siempre se debería tener un negocio de lo que te apasiona, segundo tener una red de contactos, tener gente que te apoya, que son las personas que van apoyarte en el negocio.

Tags: ,

Deja un comentario