Revista »

diciembre 8, 2016 – 5:14 pm | 547 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Entrevista, Featured

Nelly Quijano – Dueña 20 McDonalds

Enviado por en marzo 26, 2013 – 1:24 pm | 2.978 views

“Cuando uno tiene una meta, se puede llegar”

Nelly Quijano, una inmigrante que llega a los Estados Unidos desde Cuba, con muchos sueños y metas para cumplir, y que lo pudo lograr por su perseverancia junto a la de su marido.

Puede decirnos cómo comenzó la idea de abrir un McDonald’s y por qué en Houston?

Yo soy cubana, llegué a este país hace 53 años, como inmigrante, al principio tuve que hacer muchos y diferentes tipos de trabajo. Al año me casé con mi noviecito de la infancia. Los años que pasaron fueron de mucho trabajo pero siempre enfocados en lo que queríamos. Finalmente en el año 1971 pudimos abrir una fábrica de tejidos en Nueva Jersey. En 1982 esta fábrica se quemó, y como mi sueño era tener un negocio de McDonald’s, empezamos a averiguar. A mi marido le parecía algo muy grande, pero finalmente se enamoró de la idea de un McDonald’s, así que llegamos a Houston en el año 1984 y abrimos nuestro primer restaurant en Wayside y Hurrisburg. Mc Donald’s es una compañía increíble, cuida mucho sus franquicias pero lo más importante para ellos son los franquiciados, es decir, los dueños de sus franquicias. Nosotros dentro de McDonald’s somos una familia grande y así nos tratamos, para todos yo soy Nelly, él es Luis, siempre nos llamamos por el primer nombre.

¿Recuerda usted alguna historia de los primeros tiempos de su primer McDonald’s?

A pesar que McDonald’s era y es un nombre conocido por todo el mundo, el proceso de tener clientes es más o menos igual que cualquier negocio. Cuando llegamos a Wayside y Hurrisburg con nuestro McDonald’s no era el único negocio, había muchos otros negocios de comida, que hacía 5 o 10 años que estaban allí.  Los primeros tres meses fue un poco difícil, pero gracias a mi esposo que le gustaba conocer gente, salió, se hizo conocer e invitaba que vinieran al restaurant. Pasamos por lo que todo nuevo negocio pasa. Cuando abrimos ese McDonald’s reclutamos 65 personas en el área de Magnolia; en estos momentos hay dos personas que trabajan conmigo desde esa época. Después de los tres años abrimos el segundo en la zona del centro médico, Holcome y Greenbriar.  Luego Pasadena, Friendwood, y hasta uno dentro del Hospital Bentub y otros lados.

¿Quiere contarnos sobre “el burrito que ustedes crearon”?

La primera semana que abrimos el restaurant mi marido comenzó a descubrir que la gente que venía quería comer comida picante desde su desayuno y nosotros en eso éramos totalmente ignorantes. Veníamos desde Nueva York sin conocer la cultura del hispano de aquí. Un día mi marido me dijo: “Ya vengo, voy a comprar picante, toda la gente que viene quiere picante, y le ponen a toda la comida.”

Mi marido no podía creer que McDonald’s no tenía nada para la comunidad hispana que vivía en esta zona del país. En ese momento él era amigo del Vicepresidente de McDonald’s y le comentó la idea de comenzar un burrito con el gusto de aquí. Él nos dijo que podíamos comenzar a probar y que todos los lunes le dijéramos cuánto era la venta que íbamos teniendo. Así que con esas dos señoras que todavía trabajan para mí, comenzamos a crear un burrito con los productos que teníamos, nuestra salchicha y papa y le agregábamos huevos, pero no teníamos chorizos ni tampoco la tortilla. Yo me puse en contacto con el señor de la Espiga de Oro. Y comenzamos a fabricar burritos de papa, de chorizos, en fin, de lo que encontrábamos, se lo hacíamos probar a nuestros clientes y escuchábamos sus comentarios. Estuvimos tres años probando, hasta que finalmente llegamos al burrito que a todos les gustaba que son los que están en los McDonald’s, aunque le han hecho algunos cambios. En el barrio que estábamos les encantó que les diéramos comida del gusto de ellos, que era como estar con su familia y en sus lugares de origen.

¿De cuántos McDonald’s es usted dueña en estos momentos?
En estos momentos soy dueña de 20 McDonald’s en todo Texas.

¿Cuáles son los objetivos que tiene este año para su negocio?

Bueno, este año estamos trabajando con el menú, porque tenemos que ser relevantes a los tiempos de hoy, la gente va cambiando, va buscando nuevas cosas. McDonald’s está en el proceso de buscar los sabores de la gente joven, los jóvenes de 16 a 34 años. A estos cambios los están haciendo con mucho cuidado, porque hoy en día hay que pensar mucho en la nutrición. Ya se ha reducido mucho el contenido del sodio. También las Cajitas Feliz “HappyMeal” antes tenían hamburger, cheeseburger, chickennuggets, con papa fritas y una coca-cola. Ahora vienen con una bolsita de papa chiquita y una bolsita de manzana, así el niño come una fruta y el contenido calórico no es tan alto. Con sólo reducir el sodio ya hemos hecho mucho, sobre todo en los productos de pollo.

¿Si una persona quiere abrir una franquicia como McDonald’s cuáles son los primeros pasos que tiene que seguir?

Tener una franquicia de McDonald’s hoy en día está mucho más difícil que cuando yo lo hice. McDonald’s en estos momentos ve si es un ejecutivo y tiene experiencia de negocio, pero lo principal que haya tenido éxito en la vida. Ellos no le van a dar nadie que no crean que la puedan llevar al éxito total. Yo he entrenado a varios dueños de estos negocios que venían de distintas compañías y de distintas carreras. Inclusive entrené a un señor que jugaba futbol para los Texans, lo entrené por año y medio y hace como dos años que le dieron su restaurant por College Station. Cuando uno empieza con el entrenamiento no sabe cuánto va a durar, puede ser un año y medio como cinco. Y hasta que no se termina el entrenamiento no sabes dónde McDonald’s puede darte el restaurant, puede ser nuevo o uno de alguien que se retiró o no lo quiere tener más. Pero esa decisión es de McDonald’s, no de uno.

¿Dónde nació usted y de dónde es su familia?

Yo soy de Cuba igual que mi marido, él falleció hace ocho años, tengo dos hijas nacidas en New Jersey. Yo trabajé con mis dos hijas Marisol y Marisselle, pero en este momento trabajo con una sola y es con la menor, así que somos las dos que estamos todos los días al frente de la batalla de nuestros 20 McDonald’s. Y por supuesto no es fácil, pero lo más difícil es manejar el personal, porque para el resto de los problemas la solución la encuentras en los manuales que McDonald’s te da, allí tienes todas las respuestas a los problemas que puedas tener, pero cuando tienes que lidiar con el factor humano, tienes que resolverlo solo y en forma independiente a cada uno de ellos. Yo me siento como una mamá con mi personal, principalmente con la gente joven, siempre tengo jóvenes en mi oficina contándome sus problemas personales.

¿Conoce usted algún programa para los jóvenes hispanos que desean comenzar un negocio?

En 1985 se fundó HACER, en el Paso, Texas, la primera beca que nosotros dimos aquí fue por 500 dólares, y desde esa fecha que yo lucho para que esas becas sigan.  Desde hace como 15 o 20 años damos 50.000 dólares anuales a nivel local, 25 becas de 2,500 dólares cada uno, son para todos los niños latinos, que al menos tengan un padre latino. Tiene que estar en el último año de la preparatoria y ser residente de los Estados Unidos. A nivel nacional también tenemos y son cuatro becas de 100.000 dólares, de la cual yo formo parte de los dos comités para elegir a los ganadores. Y todos los años me hace muy feliz entregar estas becas. Esto lo tienen que saber todos los niños para que puedan aplicar, el sitio de internet es www.MeEncanta.com

¿Está usted involucrada en alguna organización sin fines de lucro?

Bueno, estuve en tantas que me he tenido que ir saliendo de poco a poco,  porque tengo nuevas obligaciones con McDonald’s, localmente, soy la presidenta de la cooperativa, y también estoy involucrada en comités de la corporación.

¿Quiere usted decirle algo a la comunidad hispana?

Yo lo que quiero decirle a todos es que cuando uno tiene una meta y sigue enfocado y con mucho trabajo, se puede llegar y sin olvidarnos de los niños que debemos cuidarlos y educarlos.

Tags: ,

Deja un comentario