Revista »

mayo 31, 2017 – 10:18 am | 226 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Entrevista, Familia y Sociedad, Featured, Negocio

Susie Jiménez-Chef de Trenza

Enviado por en enero 3, 2014 – 2:45 pm | 1.842 views
Susie-Jimenez

“La comida siempre hace que las familias se unan”

Susie Jiménez es una chef de 34 años, de padres Mexicanos y nacida en California. Ha estudiado en los mejores colegios de cocina y trabajado en varios restaurants de primera categoría.

La visitamos en su nuevo restaurant “Trenza” ubicado en unos de los centros comerciales más elegantes de Houston.

¿Cómo fue que comenzó su carrera como chef?

Mis primeras maestras fueron mi abuelita y mi mamá, pero la que me enseñó a cocinar fue una amiga, que fue la que me guió a comenzar a estudiar para chef. Ella cuando me enseñaba me decía: “Tú tienes un don especial para aprender y para realizar las comidas que has aprendido”. Ella fue la que llenó la solicitud para poder estudiar en California Culinary Academy en San Francisco. Cuando recibí la carta de aceptación, ella me la dio y yo le dije: “pero yo no llené ninguna solicitud”, y ella me contestó: “pero yo si lo hice”.

Al principio no sabía si podía aceptar porque mi mama quería que yo fuera a la escuela de enfermería, pero mi amiga me insistió y me dijo: “Por el dinero no te preocupes, yo te voy a dar todo lo que necesites para estudiar.” El primer año de la escuela culinaria no fue mucho de aprender porque yo ya sabía todo lo que me estaban enseñando.

Luego cuando tomé mi primer trabajo en un restaurant francés, el chef me dijo: “Susie tú te vas a dedicar a abrir ostras y a hacer caldo” y yo le dije, “Pero yo estudié, cómo me va a poner a hacer esto”, y él me dijo: “Esto es lo que vas a hacer.” Después tuve varios trabajos, hasta que me fui a Aspen y allí me dieron un trabajo en el Renaissance.

¿Cuáles son los lugares que más le gusto trabajar como chef?

Mi lugar favorito fue el Jardiniere de San Francisco porque el chef de ese lugar me tomó mucho cariño y siempre me estaba enseñando. Me dijo: “Susie tú tienes un aura, por eso yo sé que tú vas a llegar a ser un chef muy importante.”

¿Sabemos que además de cocinar a usted le gusta dar clases de cocina, ¿por qué le gusta hacer esto?

Me gusta hacer esto porque yo estoy aquí por la gente que me enseñó a mí, además porque he conocido a mucha gente que le tiene miedo a la cocina, por eso no saben cocinar, y yo creo que si uno les enseña de una manera fácil y amena la manera de cocinar se le va quitar ese miedo.

La comida siempre hace que las familias se unan, siempre hay conversación en la cocina y luego alrededor de la mesa y mucho mejor si lo que están comiendo es lo que hicieron con sus propias manos. Cuando alguien cocina algo que yo le he enseñado, me hace sentir muy bien y feliz. Y les recuerdo que muchas recetas se crearon por error, así que explorar con condimentos es una manera de hacer algo nuevo y mucho más rico.

¿Puede contarnos algo de su familia, por ejemplo, de dónde son sus padres y algún evento que usted recuerde de su niñez?

Tengo tres hermanas y un hermano, yo físicamente soy muy parecida a mi abuela y a mi mamá pero actúo como mi papá. También me gusta la tequila igual que a él. Mi papá vino a trabajar en el campo a los Estados Unidos desde los 14 años, cosechaba y luego se volvía a México, así fue que un día comenzó a traer a su familia, para trabajar también en el campo, cuando se terminaba el tiempo de la cosecha en un lugar, él nos mudaba a otra ciudad o estado a cosechar lo del lugar y de la estación.

Todos los hermanos comenzamos a trabajar desde muy pequeños, teníamos tan sólo 4 años, nos ponían bandanas, delantales y una cubetita pequeña para que la llenáramos con lo que cosechábamos. Comenzábamos a trabajar a las cuatro de la mañana y terminábamos a las cuatro de la tarde. Tengo mi madre que tiene 51 años, y todavía sigue haciendo el mismo trabajo, agarra su escalera y se va al campo a cosechar. Yo le doy dinero, pero ella no quiere, dice que eso lo va hacer hasta que se muera.

A mí siempre me dolió mucho sentir la mirada de la gente que nos miraba como si éramos algo feo y sucio. Y sí, éramos pobres, pero siempre trabajábamos y pagábamos todo lo que teníamos.

Cuando mis hermanos y yo comenzamos con la escuela mis padres decidieron comprar una casa, para que nosotros fuéramos a la escuela.

Me afectó mucho la muerte de mi papá porque él no tuvo la oportunidad de llegar hacer lo que él quería, además vi su desesperación, que él sabía que se iba a morir y dejaba a su familia sin nada. Antes de morir nos dijo: “No te aferres de las cosas materiales porque esas cosas desaparecen. Pero la experiencia, y el legado eso va perdurar y eso es lo importante.”

¿Cree usted que es difícil ser mujer y querer llegar a ser chef?

Sí, por supuesto. Cuando fui a la escuela yo sabía que me encontraba en un mundo donde la mayoría son hombres. Aprendí muy rápido que tengo que ser muy fuerte en la cocina, no sólo mentalmente sino también físicamente, siempre trato de hacer las cosas solas, trato de no pedir ayuda, y respeto mucho al personal. Le hago ver que yo soy una de ellos, y que yo los respeto y que espero el mismo respeto de ellos.

¿Cuál es el concepto de Trenza?

El concepto es comida latina, por supuesto, porque esto está en mi sangre, con influencia de comida India y la mezcla de técnicas de cocina del mundo que hace que se intensifiquen los sabores. Cuando trabajé en los restaurant franceses me di cuenta que prácticamente nuestra comida es casi igual, sólo que tienen distintos nombres. Así comencé a hacer platos de cocina francesa pero con toque latino, como un “creme brulee”, lo hago salado con choclo cremoso, crema y chipotle, diferentes especies y arriba la azúcar quemada.

¿Por qué eligió poner un restaurant en Houston?

Estoy en Houston por mi socio, que me vio en la televisión y se comunicó conmigo para que le enseñara a cocinar a su señora. Y después de varias visitas, él me pregunto si no me gustaría poner un restaurant en Houston. Y eso es lo que sueña todo chef, en ese momento vivía en Aspen, y pensé que allí siempre va ser imposible para mí, porque solamente se trabaja 8 meses y pensé: “Cómo vivo el resto de los meses.” Así que vi esa oferta como mi oportunidad.

¿Quiere usted darle algún mensaje a los niños que quieran llegar a ser como usted?

Yo les diría a los jóvenes que no tengan miedo, que hay que tomar todas las oportunidades que la vida nos ofrece porque si no tomas eso, nunca vas a llegar a nada. Y que siempre pregunten, aunque crean que es una pregunta tonta.

Deja un comentario