Revista »

diciembre 8, 2016 – 5:14 pm | 544 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Familia y Sociedad, Negocio, Padres

5 Mitos sobre los Impuestos en las Pequeñas Empresas

Enviado por en diciembre 15, 2014 – 9:59 am | 893 views
H&R

1. Gastos en cuidado personal y ropa como deducciones

No importa lo elegante y bien vestido que tu negocio requiera que te veas, los gastos en arreglo personal no son gastos del negocio deducibles. Esta regla es muy estricta, así que aunque el negocio requiera realmente esos gastos, no se permitirá ninguna deducción si los gastos son esencialmente personales. Por ejemplo, el IRS no permitió a la propietaria de una tienda de ropa de alta moda deducciones por ropa que compró para usar durante su trabajo, aunque nunca uso esa ropa fuera del trabajo.

2. Uso de un automóvil como publicidad rodante

Muchas personas adhieren letreros y calcomanías a sus automóviles personales para hacer publicidad a sus negocios. Aunque el costo de los letreros en sí es un gasto en publicidad deducible, el uso de ese automóvil para traslados no relacionados con el negocio no lo es. El IRS es muy claro sobre que, al colocar material publicitario en el auto personal de la persona, no convierte los traslados personales, normalmente no deducible, en traslados de negocios deducibles. Para reclamar deducciones por el uso de ese vehículo, no se pueden atribuir a gastos usados para traslados interurbanos al trabajo y debe haber un propósito de negocios real, además de cumplir otras reglas.

3. Todas las millas recorridas son deducibles

 Cuando de hecho estás usando tu automóvil para fines de negocios, eso no significa automáticamente que recibirás una deducción por ese traslado. Las reglas que no permiten que los empleados deduzcan los gastos de traslados interurbanos al trabajo también se aplican a las personas que trabajan por cuenta propia. Esas reglas por lo general disponen que los traslados de tu casa a tu oficina o el primer lugar al que te dirijas desde tu casa por cuestiones de negocios en el día, y el traslado entre el último lugar al que te dirijas por cuestiones de negocios en el día y tu casa, no son deducibles. Sin embargo, los traslados entre el primer lugar al que te dirijas a trabajar en el día y el siguiente son deducibles como gastos de negocio.

Se aplica una excepción a esta regla cuando propietarios de pequeñas empresas usan su hogar como lugar de trabajo, y su oficina en la casa se considera su lugar principal de negocios. En esa situación por lo general no se aplican las reglas de traslados interurbanos al trabajo, y al propietario del negocio se le permite deducir millas desde su casa hasta sus paradas relacionadas con el trabajo.

La Publicación 463 del IRS (disponible sólo en inglés) incluye un útil diagrama (disponible sólo en inglés) que ilustra los tipos de gastos de viaje que son deducibles para las personas que hacen negocios en un área en particular.

4. Los empleados con negocios secundarios no tienen que pagar el impuesto sobre el trabajo por cuenta propia

Ya no es poco común que un empleado de tiempo completo también tenga un negocio secundario. El hecho de que su empleador retenga impuestos del Seguro Social y de Medicare de sus salarios no significa que los ingresos de su negocio secundario estén exentos de pagar esos mismos impuestos mediante el impuesto sobre el trabajo por cuenta propia. Los empleados con ingresos de trabajo por cuenta propia están sujetos al impuesto sobre el trabajo por cuenta propia de sus negocios secundarios de la misma manera que quienes obtienen ingresos únicamente de su trabajo por cuenta propia. Sin embargo, cuando los ingresos combinados de esa persona alcanzan ciertos niveles cada año, la tasa a la que pagan impuesto sobre el trabajo por cuenta propia puede ser menor.

5. No hay consecuencias fiscales por tener varias pérdidas de negocios a través de los años.

Si a tu negocio no le va bien, hay un posible beneficio. Todas las pérdidas de negocios se pueden usar para compensar los ingresos del propietario del negocio de otras fuentes, y con ello reducir su factura de impuestos total. Pero las pérdidas de un negocio por varios años, cuando las deducciones exceden los ingresos, pueden tener consecuencias fiscales adversas.

Si un negocio genera pérdidas de manera constante, el IRS puede intervenir y decir que es un pasatiempo —una actividad que no se realiza para obtener una ganancia— y no un negocio.

Según las reglas de pérdidas por pasatiempos, la mayoría de los gastos de negocio solo son deducibles si el contribuyente detalla deducciones. Además, los gastos están sujetos a un umbral basado en el 2% de tus ingresos brutos ajustados, mientras los ingresos de la actividad se declaran en la página 1 del Formulario 1040. Esto significa que es muy posible que cualquier beneficio de los gastos pueda potencialmente perderse, dejando todos los ingresos sujetos a impuestos.

Hay dos formas de evitar las reglas de pérdidas por pasatiempos. La primera es mostrar una ganancia por lo menos en tres de cinco años consecutivos (dos de siete años en el caso de la crianza, entrenamiento, exhibición o carreras de caballos). La segunda forma es dirigir la empresa de manera que muestre que pretendes hacer que genere ganancias, en lugar de operarla como un simple pasatiempo.

 

 

Deja un comentario