Revista »

diciembre 12, 2017 – 4:10 pm | 13 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Familia y Sociedad, Padres

Derechos y Protección, Sin Importar el Estatus Inmigratorio

Enviado por en mayo 28, 2014 – 1:12 pm | 1.583 views
violencia

Por: Diana Velardo

¡SÍ! ¡Usted tiene derechos y protecciones sin importar su estatus de inmigración!

Yessica se sienta incómoda frente a mí, sus manos temblorosas cubren sus ojos mientras solloza suavemente tratando de entender lo que su marido le hizo. Sacude su cuerpo en su intento de recuperar su compostura para responder a mis preguntas. Su mirada se encuentra con la mía por una fracción de segundo y puedo ver el miedo que la paraliza nublando sus ojos.

“¿Qué voy a hacer con 4 niños, sin trabajo, sin papeles?”, se pregunta. Ella explica que está casada con un ciudadano de Estados Unidos y que él le grita cosas feas, la empuja contra las paredes, y la pellizca. Entre sollozos, ella nos cuenta que su marido la amenazó con denunciarla a inmigración y hacer que la deportaran. Yessica, angustiada, me dice: “No sé qué hacer. Las autoridades le darán los niños a mi marido, porque él es ciudadano. ¡Yo no tengo derechos! ¡No puedo perder a mis hijos! Por favor, ayúdame. Sus labios tiemblan en búsqueda de una desesperada respuesta.

Es otro día triste en mi oficina de abogacía, me encuentro con otra mujer siendo golpeada por su marido. Estos casos son lamentablemente muy comunes y las víctimas tienen miedo de sus cónyuges abusivos. Comienzo explicándole a Yessica que hay leyes que la protegen del comportamiento de su marido y que no está desprotegida como ella se siente.

En primer lugar, le aseguré que ella tiene derechos sin importar su estatus migratorio. Aunque podría parecer que el marido tiene la sartén por el mango, la verdad es que ella puede protegerse del marido y de igual manera proteger a sus hijos.

Le explico además que su marido está incurriendo a un mito que muchos abusadores utilizan para asustar a sus víctimas. Él no es tan poderoso como ella cree. En la mayoría de los casos, los agentes de U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE) no actúan en cada llamada que cualquier persona hace para informar de alguien que está en el país indocumentado. A menudo, los agentes son conscientes de los escenarios de violencia doméstica y probablemente no actuarán, incluso si el marido llamó a inmigración para hacer una denuncia. Lo más importante aún, es que existen maneras para poder defenderse y usarlas para detener la deportación.

La Ley de Violencia contra la Mujer (VAWA) y la Ley de

Inmigración y Nacionalidad tienen protecciones para personas en su misma situación. Si a Yessica la pusieran en proceso de deportación, entonces ella tendría el derecho a un abogado sin costo alguno y pagado por el gobierno, ella tiene el derecho de ver los cargos en su contra, tiene el derecho de presentar pruebas y tiene el derecho de preguntarle a todos los testigos. Si ella se encontrase en la Corte de Inmigración como una persona maltratada, tiene la posibilidad de solicitar una “Cancelación de Expulsión” como una defensa a la deportación. La ley permite, que una persona que es víctima de abuso físico o mental por un esposo que es ciudadano de EE.UU. o residente permanente, pedir que se cancele su deportación. La persona abusada tiene que demostrar que ha vivido en los EE.UU. por lo menos 3 años, que ha sido maltratada o sufrido extrema crueldad, que ha sido una persona de Buen Carácter Moral y que tanto ella como sus hijos sufrirán dificultades extremas si fueran deportados.

Yo le digo a Yessica que la cancelación de deportación es sólo una de las muchas protecciones disponibles para ella y su familia, para evitar los abusos de su marido. Le explico algunas de las otras posibilidades, como una auto-petición o una posible visa U. Finalmente, Yessica levanta su cabeza, y, por primera vez, veo un rayo de esperanza en sus ojos llenos de lágrimas..

Deja un comentario