Revista »

diciembre 12, 2017 – 4:10 pm | 13 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Familia y Sociedad, Padres, Salud

Diabetes de la Infancia

Enviado por en marzo 4, 2014 – 11:43 am | 2.181 views
diabetes

Dr. Gabriel M. Aisengber

La diabetes mellitus representa más que una enfermedad. Los dos tipos principales son tipo 1, donde hay una falta absoluta de insulina, y tipo 2 donde la insulina disponible no es suficiente para poder controlar los niveles de azúcar de la sangre. Cuando los niveles de azúcar (normal 70-100 mg%) suben por arriba de 180 mg% ésta empieza a eliminarse por la orina, y los pacientes notan que orinan más, y consecuentemente sienten más sed.

La diabetes mellitus tipo 1 puede ocurrir a cualquier edad pero es más típica de la infancia (usualmente después de los 6 años, pero puede ser antes). La tipo 2 es más característica de los adultos, especialmente obesos. Sin embargo, a medida que los niños y adolescentes hacen menos ejercicio y aumentan de peso a niveles de obesidad, el número de niños y jóvenes con este tipo de diabetes aumenta.

Actualmente en los Estados Unidos hay cerca de 150,000 a 250,000 personas menores de 20 años con diabetes; cerca de 13,000 jóvenes son diagnosticados con diabetes tipo 1 cada día. Esta forma se asocia a altos niveles de azúcar en la sangre y complicaciones agudas severas como la cetoacidosis diabética, lo que la hace más grave, pero además más fácil de diagnosticar. La tipo 2 permanece sin diagnosticar en los niños por más tiempo. Actualmente el Centro de Control de Enfermedades (CDC) y otras instituciones se esfuerzan en hacer que las familias y los doctores estén conscientes de la existencia de esta enfermedad de modo de intervenir en la prevención, diagnóstico y tratamiento tempranos.

En la comunidad hispana aproximadamente la mitad de los nuevos casos de diabetes en personas de 10-19 años de edad son tipo 1 y la otra mitad tipo 2.

¿Por qué es importante tratar la diabetes?

Los altos niveles de azúcar de la sangre por tiempo sostenido hacen que otras sustancias del cuerpo dejen de funcionar adecuadamente. De esa manera las grasas de la sangre (colesterol y triglicéridos) aumentan, y las proteínas se “pegan” al azúcar funcionando de peor manera. El mejor ejemplo de esto último es una proteína que los doctores usan para conocer el nivel de control de azúcar de los últimos 3 meses: la llamada hemoglobina glicosilada o A1c. Hoy sabemos que cuando la hemoglobina A1c está elevada por mucho tiempo el riesgo de desarrollar daño de los riñones, de las arterias, del corazón, del cerebro, de los ojos y de los nervios aumenta. Asimismo, la predisposición a infecciones, y a que estas sean más severas es mayor. Está claro que lleva tiempo (más de 10 años usualmente) manifestar estos problemas. No obstante, si hay algo que los niños tienen es tiempo.

¿Cómo tratar la diabetes mellitus?

Los tres pilares del tratamiento son dieta, ejercicio y medicinas. Entre estas, en los diabéticos tipo 1 muchas veces la única medicina es la insulina. En los tipo 2 a veces píldoras solas, a veces insulina sola, y a veces combinaciones de ambas son necesarias para controlar el azúcar.

Reducir el peso, conocer (y tratar cuando es necesario) el colesterol y la presión arterial complementan lo escrito más arriba. Dado que en los días de los juegos electrónicos es tan difícil convencer a los niños de hacer ejercicio la mejor recomendación es armarse de paciencia y hacer que toda la familia participe.

Finalmente, esta es una enfermedad en la que es necesario ver a los doctores con cierta regularidad: idealmente 3 a 4 visitas al año cuando el paciente está en condición estable son necesarias. La buena noticia: el tratamiento funciona, y hay montones de libros con recetas sabrosas para que ni usted ni sus niños se sientan atrapados en la dieta. Ahora, a trabajar.

Tags:

Deja un comentario