Revista »

diciembre 8, 2016 – 5:14 pm | 228 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Familia y Sociedad, Padres

El Abuso del Acohol

Enviado por en junio 23, 2015 – 2:49 pm | 809 views
Gabriel

Por: Gabriel Aisenberg

El alcohol que bebemos es llamado etanol, y está presente en numerosas bebidas. La concentración de alcohol varía en cada una de ellas y va desde 4% en algunas cervezas y la sidra a 40% o más en el whisky, tequila y otras. Lo que intoxica es el alcohol, no la bebida en sí misma. Como algunas de esas bebidas provocan placer al beberlas, uno no lo nota, pero el alcohol se acumula rápidamente y comienza a causar sus efectos en diferentes órganos.

Hay dos clases de efectos dañinos causados por el alcohol, los agudos y los crónicos.

El efecto agudo más común es la borrachera. Nuestro cerebro sobrio (sin alcohol) se caracteriza por el predominio del control, de la inhibición. Cuando uno se intoxica con alcohol, ese freno desaparece, y dependiendo del nivel de etanol, las manifestaciones van desde sentirse relajado, a bromista, agitado, y luego también aparece el exceso de sueño hasta el estupor o coma. Otros efectos menos conocidos del alcohol en su uso inmediato incluyen aumento de la presión arterial y cambios del ritmo cardiaco (arritmias).

Crónicamente, el alcohol ofrece calorías que no nutren pero sacan el apetito. Por lo tanto, los alcohólicos se desnutren (aunque se vean gordos). Debido entonces a la desnutrición, al daño causado por el alcohol directamente, o a ambas, se producen daño al hígado (desde inflamación hasta la cirrosis), al páncreas, órgano de la digestión (lo que causa mayor desnutrición), riesgo de sangrado digestivo, daño a los nervios (menor sensibilidad), disfunción sexual, insomnio y trastornos de la memoria.

En ambos casos, el consumo de alcohol se asocia a mayor riesgo de accidentes, de violencia, de suicidio, de embarazos no planeados, y de divorcio.

El cuerpo se acostumbra al alcohol, y al cabo de un tiempo y muchas dosis, hasta lo necesita. Esto se llama dependencia. Adicción quiere decir que uno sigue consumiendo aun sabiendo del daño que provoca, o que hace cosas indebidas para acceder al alcohol (como robar).

Comparados con los escasos efectos favorables del etanol en dosis bajas, que no han sido probados a larga escala, y con lo agradable que pueda ser beber, el consejo más razonable es mantenerse lejos de la bebida mientras se pueda. Si siente que no puede, su doctor puede y debe ayudarle.

 

Deja un comentario