Revista »

agosto 16, 2017 – 6:41 am | 169 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Comunidad, Familia y Sociedad, Padres

Familia Entre Generaciones

Enviado por en agosto 11, 2015 – 1:26 pm | 1.284 views
maria

Mientras nuestros hijos vuelven a sus clases y nuestros hogares se convierten en un remolino de actividades y rutinas escolares, muchos de nosotros estamos balanceando nuestro tiempo con nuestros seres queridos de tercera edad.

En 2000 había 1.8 millones de Latinos de tercera edad. El U.S. Dept. of Health and Human Services/ Administration on Aging proyecta que en 2020 esta población será 5 millones, y 17.5 millones en 2050. Nuestras culturas Latinas siempre han sido concentradas en el valor de la familia. Por generaciones, abuelos y nietos han vivido juntos, y el cuidado de familia se compartió entre los miembros. En los EEUU es más difícil conservar estas tradiciones, y muchos de nuestros abuelos se encuentran solos con menos apoyo y con necesidades básicas.

Cuando uno es joven es difícil entender las necesidades de nuestros ancianos. Ayuda con citas médicas, ayuda en preparar documentos de salud y del gobierno, protección sobre el abuso físico del anciano, vigilancia sobre fraude contra ancianos, cuidado de nutrición y medicamentos, supervisión financiera, convivencia social, decisiones sobre asistencia en el hogar, y decisiones sobre las últimas etapas de vida y documentos legales como una directiva anticipada de atención de salud.

Nuestra cultura no acepta fácilmente el concepto de mandar nuestros padres a una residencia de ancianos, y la mayoría de estos asilos no están preparados para servir a la cultura Latina con profesionales bilingües, ambientes culturales, y el conocimiento de las costumbres tradicionales de familias Latinas. De cualquier manera, puede llegar el momento cuando complicaciones físicas o de enfermedades como Alzhéimer, hace casi imposible mantener un ser querido en su hogar. Las familias enfrentan decisiones difíciles en las últimas etapas de vida, como decidir los tipos de tratamientos que no causen más sufrimiento a la persona frágil.

Si nuestro abuelo de 90 años no tiene buena calidad de vida porque sufre de varias enfermedades, ¿sería ético introducir tratamientos artificiales para mantener la vida contra su curso natural? ¿Quién tomará estas decisiones y cuáles fueron los deseos de la persona cuando podía razonar? ¿Existe el apoyo suficiente para mantener el cuidado adecuado del ser querido y evitar conflictos serios dentro de la familia enfrentando altos niveles del estrés? Estas son las realidades que muchas familias evitan discutir porque es doloroso enfrentar la perdida de nuestro ser querido. Es importante pedir ayuda e información, porque nunca está solo como cuidador.

“Hospice” o servicios para pacientes terminales existen para apoyar al paciente y a su familia en las últimas etapas de vida con una filosofía de transición natural con el mínimo sufrimiento del paciente. Incluyen equipos de enfermeras especializadas en la última etapa de vida, médicos, consejeros, y apoyo espiritual. Antes de decidir por alguno de estos servicios debemos investigar estas organizaciones y seleccionar el que mejor refleje nuestras metas de tratamientos. Menos de 10% de la población Latina utiliza estos recursos por falta de conocimiento sobre los servicios. Esta ayuda es cubierta por Medicare ya sea en el hogar o en una instalación especial. Existe una multitud de agencias con diferentes niveles de calidad. Su médico puede ofrecerle recomendaciones.

El respeto y el tiempo dedicado a nuestros ancianos debería ser una prioridad familiar. Son muchas las decisiones y las necesidades del anciano; merecen este apoyo al final de su camino.

Recientemente perdí mi padre de 79 años, el tenía Alzheimer y la padeció por varios años. Su deseo de vivir lo mantuvo un par de años más mientras todo su cuerpo día a día se negaba a seguir. Poco a poco perdimos su personalidad y mucha de la conexión relacionada en su memoria. Ya en sus últimos días su capacidad de tragar líquidos se disminuyó. Toda su familia estuvo a su lado

por tres semanas mientras repasamos sobre cada decisión y las distintas opciones, sobre el proceso emocional y espiritual de aceptar el camino de nuestro querido padre. Sus últimos días estuvieron llenos de amistades, familia, de su música, caricias, oraciones, y nuestra bendición para un viaje sin ansiedad y preocupación. Su transición fue muy tranquila, y los momentos lindos de su vida revivieron muy claramente en nuestra memoria.

Nuestra presencia y cariño son tan importantes para la dignidad de la persona anciana mientras nos enseñan los pasos valientes entre dos mundos. Cada ser anciano fue joven, estuvo lleno de esperanza, se sacrificó mucho, contribuyó mucho y nos dejan con una multitud de bellos momentos y lecciones fuertes.

Nuestra conexión familiar nos ofrece estas misiones de amor donde podemos vislumbrar lo más sagrado que es el camino completo de una vida hacia su último destino. Es un tiempo doloroso, pero también nos da la oportunidad de enseñarles a nuestros jóvenes la realidad y lo importante de las etapas de la vida.

Puede buscar más información sobre el apoyo de ancianos en National Hispanic Council on Aging: www.NHCOA.org; Alzheimers Association: www.alz.org; National Hospice and Palliative Care Organization: www.nhpco.org

Maria Baños Jordan es fundadora de Texas Familias Council (búsquenos en Facebook). Para más información llame 832-527-7251/ Texasfamilias@outlook.com

 

 

Deja un comentario