Revista »

diciembre 8, 2016 – 5:14 pm | 211 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Familia y Sociedad, Padres

La Disciplina en el Hogar: Una tarea de todos

Enviado por en febrero 5, 2011 – 12:17 pm | 22.667 views

Por: Jimena Isaza

Para tener una vida de familia agradable y que nuestros hijos se comporten de manera adecuada es fundamental que establezcamos límites y reglas de comportamiento.

Para esto, debemos adoptar una actitud de maestro y entrenador de nuestros hijos, y transmitirles a través del amor y la disciplina los parámetros de comportamiento deseados. Usted y su pareja son los principales educadores de los hijos y para esto, el primer paso es ponerse de acuerdo en cuáles son los valores y creencias que quieren transmitir, y diferenciar entre lo que es aceptable o no para la familia.

Para poder lograr una comunicación eficaz entre padres e hijos, debemos desarrollar un plan que nos permita estructurar claramente cuáles son nuestras expectativas y cuáles son los límites que vamos a establecer. Al principio los niños tienden a resistir el cambio pero una vez vean que usted como papá o mamá está siendo consecuente con lo que cree y dice, los niños se dan rápidamente cuenta que esas son las reglas y se adaptan ágilmente. La clave es que como padres tengamos muy claro lo que creemos y decimos, y mantenernos firmes con las consecuencias.

Para esto es importante seguir los siguientes pasos:

1.Desarrollar un Plan

La base de la disciplina con los hijos es una buena comunicación. Esta se logra a través de ser muy claro cuando les explicamos a los niños nuestras expectativas de comportamiento en la casa y el colegio, teniendo en cuenta que ellos entendieron lo que estamos diciendo. Para que esto suceda de forma exitosa, es primordial que la pareja y las personas involucradas en la educación de los hijos se sienten con papel y lápiz, y escriban cuáles son las reglas de la casa, lo que esperan de los niños y cuáles son las consecuencias por no cumplirlas. Es importante que los padres las escriban, porque generalmente cada uno de nosotros tiene distintas expectativas y formas de disciplinar a los niños.

  • Tenga muy claro que el niño entiende y sabe cuáles son las conductas que no se aceptan en casa.
  • De forma clara y concisa explíquele al niño cuál es la consecuencia y los pasos a seguir si el mal comportamiento continúa.
  • Enséñele a su hijo cuál es el comportamiento adecuado que usted espera cuando se comporta de forma incorrecta.  Y explíquele el POR QUÉ de no comportarse así.

2.Manejo de las rabietas o pataletas

Si su hijo o hija le dan rabietas constantemente, es necesario que el pediatra lo revise para descartar cualquier razón médica de este comportamiento. Si no hay ninguna explicación médica, debemos establecer cuál es la razón que motiva al niño a tener las pataletas.

Las preguntas que debemos hacernos son las siguientes:

  • ¿Está el niño tratando de llamar su atención positiva o negativa?
  • ¿Le dan pataletas cuando quiere evadir alguna situación? Por ejemplo cuando no quiere quedarse sentado en la mesa con la familia a la hora de la cena.
  • ¿Llora para pedir comida, un objeto o algo especial?
  • ¿Le dan más pataletas cuando está en casa o en el parque?

Una vez que hayamos determinado cuál es la razón detrás de la pataleta, es importante que su hijo NO OBTENGA LO QUE QUIERE cuando hace una rabieta. No le dé su atención, ni el jugo, ni el juguete, ni lo que lo esté motivando para comportarse así.

Lo más difícil para los padres de hoy es tener que tomar medidas extremas durante una pataleta, pero es la única solución para cambiar este comportamiento. Cuando su niño esté llorando y con una rabieta, debe dejarlo en un lugar seguro pero que usted lo pueda ver y vigilar de lejos. Si se encuentra en un lugar público, llévelo al carro o a una esquina y déjelo llorar mientras usted lo vigila, no se angustie por las miradas de otros. Todos hemos pasado por la misma situación. Luego debe ignorarlo hasta que se le pase la rabieta. No lo mire, no le hable, no le ponga atención. Dejarlo en su cuarto cuando tiene una rabieta no es recomendable, ya que empieza a asociar el lugar de juego y descanso con la rabieta. Esto tomará varios días, hasta que el niño se da cuenta que no recibe su atención cuando le da una pataleta.

El siguiente paso es enseñarle al niño cuál es la manera correcta de pedir las cosas. Necesita aprender el comportamiento opuesto a lo que está haciendo para poder cambiar,  y para eso los padres deben enseñárselo. También es importante que los niños sepan cómo decirnos que se encuentran frustrados y necesitan ayuda.

3.El castigo constructivo

La disciplina positiva y los límites les ensenan a los niños a pensar antes de tomar la decisión de portarse mal.  De ahí, la importancia de los padres cuando ponen limites y reglas a los hijos. El castigo consiste en quitarle al niño ciertos privilegios, no en pegarle o maltratarlo física o emocionalmente.

Es importante que los padres decidan cuáles privilegios no recibirá el niño si comete una falta, para que así haya coherencia entre ellos. También es necesario entender cuál es la razón por la que el niño no se está comportando. Por ejemplo, ¿qué motiva a su hijo portarse así? ¿Será que necesita más atención? ¿Quiere un juguete? ¿Quiere solamente un abrazo? ¿Quiere estar solo? ¿No quiere comer en ese momento? ¿Se quiere ir a dormir?

Los padres tienen que entender que el castigo funciona cuando se utiliza solamente de vez en cuando, y no todos los días, ya que así pierde validez. También hay que enseñarle al niño al menos dos comportamientos deseables para reemplazar el que no nos gusta. Cuando el niño se rehúsa a hacer algo, como por ejemplo vestirse, y tiene que hacerlo; el padre o madre puede ayudar a vestir al niño con una caricia, manteniendo la calma. No debemos hablar, ni discutir, ni reganar, y menos entrar a debatir por qué se tiene que vestir. El mensaje que se le está mandando al niño, es que él tiene que vestirse y no hay más opciones.

4.Establecer limites y reglas

La tarea más  importante de los padres es aprender a poner límites, lo cual le enseña a los niños a tomar la decisión correcta sabiendo que hay una consecuencia negativa o positiva de acuerdo a su comportamiento.Esto le enseña al niño a que su conducta tiene una consecuencia y que el niño tiene el poder de obtenerla o no. Es necesario recordar los siguientes puntos cuando establecemos límites con nuestros hijos:

El Amor: Toda la disciplina, los limites y las reglas deben establecerse con amor.

El Respeto: Debemos respetar a nuestros hijos y demostrárselo a través de nuestro comportamiento. Así ellos aprenden a respetar a los padres y a sí mismos.

Un Modelo de Comportamiento Positivo: Parte de nuestra responsabilidad como padres es ser un modelo positivo de cómo se hacen las cosas. Así les enseñamos a los niños cómo tratar a los demás con cortesía y respeto.

La enseñanza. Debemos enseñarle a nuestros hijos dos  o tres comportamientos positivos que reemplacen un comportamiento que no queremos que tengan. No se trata solamente de castigar la conducta no deseada, sino enseñarles cómo se deben hacer las cosas y qué esperamos de ellos.

Ser Consistente. Cuando se establecen reglas en el hogar deben hacerse cumplir desde el primer día, y aplicar la consecuencia en el instante. Los niños aprecian y necesitan estructura, reglas claras y consecuencias de sus actos. Esto debe hacerse en un ambiente de amor y respeto. Cuando actuamos de esta manera, les transmitimos a los hijos seguridad y tranquilidad. La consistencia de respaldar nuestras palabras con acciones (quitar o dar privilegios) tiene un efecto positivo para que nuestros hijos se porten bien.

Recuerde que la educación y la disciplina requieren un aprendizaje constante por parte de padres e hijos y que toda disciplina debe ser basada en el amor y el respeto  para que obtengamos resultados positivos. 

Si usted como padre ha puesto en práctica estas sugerencias y no ha obtenido resultados positivos, no dude en buscar ayuda profesional y  utilizar los recursos que existen en su comunidad.

Jimenez Isaza, M.A., LPC-Intern

Tags: , , , , , , ,