Revista »

diciembre 12, 2017 – 4:10 pm | 13 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Familia y Sociedad, Padres, Salud

Las Defensas Contra las Infecciones

Enviado por en mayo 28, 2014 – 1:25 pm | 1.422 views
virus

Por: Dr. Gabriel Aisenberg

El ambiente que nos rodea está lleno de gérmenes de diferente tipo: virus, bacterias, hongos, parásitos. Se calcula que hay millones de ellos por cada uno de nosotros. Sin embargo la mayor parte del tiempo nos mantenemos sanos, en buena relación con nuestros vecinos los microorganismos.

¿Cómo se explica esto?

Tenemos dos tipos de defensas que nos protegen de los gérmenes: las inespecíficas y las específicas. A pesar de que sin gran esfuerzo estos tipos de defensa se las arreglan para luchar por nuestra salud, en cada caso hay cosas que podemos hacer para ayudar a mantener este equilibrio.

Las defensas inespecíficas incluyen:

-La piel: cuando no muestra heridas, la piel evita que los gérmenes, aun los que normalmente viven en ella, penetren los tejidos profundos y causen infecciones. Es por eso que para evitar infecciones es importante mantener las heridas limpias o desinfectadas.

-Los intestinos: tal como la piel, permite que muchos gérmenes vivan dentro de ellos. Lo bueno es que muchos de esos organismos son buenos para nuestra salud ya que no dejan que otros malos crezcan. Además algunos de ellos participan de la digestión, y en la formación de vitaminas. A veces los antibióticos tomados por otras razones matan las bacterias “buenas” del intestino, y dejan que otras malas crezcan y causen diarrea. El yogur y la leche cultivada puede devolver las bacterias buenas al intestino.

-La vía aérea: normalmente los bronquios no tiene bacterias, pero la superficie de ellos está cubierta por una escobilla que barre las secreciones y los anticuerpos pegados a los gérmenes que tratan de avanzar hacia los pulmones.

-Los glóbulos blancos de acción rápida (neutrófilos): algunos de ellos luchan contra las bacterias dentro de nuestros tejidos. En esa lucha mueren y forman pus.

Las defensas específicas incluyen:

-Los anticuerpos: producidos por algunos glóbulos blancos en respuesta al contacto con microorganismos. De manera específica, como una llave y una cerradura, se unen a los gérmenes favoreciendo su destrucción. Las vacunas introducen en nuestro cuerpo versiones buenas (atenuadas o muertas) de los gérmenes, de modo de que podamos formar anticuerpos antes de enfrentar al organismo real, y de ese modo vencerlo más rápidamente.

-Los glóbulos blancos de acción lenta (linfocitos T y B): luchan contra algunas infecciones específicas como la tuberculosis y hongos que invaden la sangre.

Tanto las defensas inespecíficas como las específicas se ven influidas por nuestra alimentación, nuestra higiene, y algunos opinan que por el stress. En resumen, una vida sana y disciplinada nos hace más fuerte para resistir las infecciones.

Deja un comentario