Revista »

mayo 31, 2017 – 10:18 am | 213 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Comunidad, Familia y Sociedad, Padres

Nutrición para la Hipertensión Alimenticia

Enviado por en marzo 19, 2012 – 10:59 am | 3.131 views
corazon

Por: Nutrióloga Vianney Montero

En el tratamiento de la hipertensión, es necesaria una dieta adecuada a las necesidades individuales, con control de sodio y una serie de recomendaciones que orienten a la persona hacia un estilo de vida más saludable.

El exceso de sodio se relaciona con la retención de líquidos en los tejidos del cuerpo.  Cuanto menos sodio contenga la dieta, más fácil será eliminar ese exceso y así contribuir a normalizar los niveles de la tensión arterial. La dieta con menos sodio, también beneficia a personas que padecen de enfermedad cardiovascular o hepática avanzada por retención de líquidos.

Por otro lado, la hipertensión se considera factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, por lo que las recomendaciones dietéticas también deben incluir orientaciones para la normalización del peso (en caso de sobrepeso u obesidad), control de la calidad de la grasa y del colesterol, así como asegurar una cantidad adecuada de fibra y antioxidantes naturales, relacionados con la prevención de estas enfermedades.

Recomendaciones

  • Alcanzar o mantener un peso saludable mediante una ingesta adecuada de calorías.
  • Prescindir de la sal de mesa (normal, marina, yodada) y de la sal en la cocción de los alimentos.
  • Reducir el consumo de grasas saturadas y colesterol como factor de prevención cardiovascular. Escoger las carnes magras y quitar la grasa visible antes de cocinarlas.
    Aumentar el consumo semanal de pescado fresco a unas cuatro raciones.
  • Aderezar los platos con aceites vegetales (oliva, girasol) mejor que con mantequilla o margarina, añadiéndoselos a los alimentos después de cocinados para evitar exceso de grasa y colesterol.

El efecto del café en la tensión arterial es escaso y de breve duración por eso no es preciso suprimirlo, aunque se recomienda tomar con moderación.

Es importante tomar cantidades adecuadas de calcio. El calcio necesario diario lo aportan los siguientes alimentos: 2 vasos de leche ó 1 vaso de leche más 2 yogures, ó en su lugar 60 gramos de queso bajo en sodio.

Prepare comidas y luego congélelas, así no tiene que acudir a las comidas precocinadas, que en general, son ricas en sodio.

Hoy en día, existen diversos productos en el mercado que no tienen tanta grasa, colesterol y sodio (leer las etiquetas).

Si come afuera de su casa, elija ensaladas y aves o pescados a la parrilla en lugar de fritos o guisos. Para evitar las salsas se puede pedir que éstas se sirvan al costado, y uno mismo servírselas.

¿Cómo cocinar y condimentar?

El mejor método de preparar los alimentos es cocinar sin sal.

Evitar las grasas como guisos, estofados, frituras, empanados y rebozados.

Elegir las carnes y pescados a la plancha, parrilla, asada (horno), microonda, hervido o cocido al vapor.

Es preferible la cocción al vapor que el hervido, ya que los alimentos conservan su sabor natural y no se hace necesario sazonar.

Para que la comida resulte más apetitosa se puede emplear diversos condimentos:

•Ácidos: Vinagre de manzana o vino, zumo de limón.

•Aliáceos: Ajo, cebolla, cebolleta, cebollino, chalota, puerro.

•Hierbas aromáticas: Albahaca, hinojo, comino, estragón, laurel, tomillo, orégano, perejil, mejorana…

•Especias: Pimienta (negra o blanca), pimentón, azafrán.

El vinagre y el aceite (oliva y semillas) pueden ser macerados con hierbas aromáticas.

En la elaboración de salsas, los vinos u otras bebidas alcohólicas como ingrediente flambeados pueden hacer más sabrosas diversas recetas.

Además… (no todo es comer)

•En personas hipertensas obesas una dieta hipocalórica bajo control de un especialista ayuda a normalizar la tensión.

•El exceso de alcohol aumenta la presión arterial, se debe moderar su consumo (no más de 2 vasos de vino al día).

•Es necesario suprimir el tabaco por ser un factor de riesgo en enfermedades cardiovasculares.

•El ejercicio físico moderado practicado de forma regular ayuda a mejorar el control de la tensión arterial.

•El estrés continuo produce elevaciones de la tensión arterial, por tanto es necesario aprender a relajarse y a llevar un ritmo de vida más saludable.

Alimentos Aconsejados

•Leche y lácteos: Leche, cuajada, yogurt y otras leches fermentadas preferiblemente no azucaradas y quesos.

•Carnes, pescado, huevos y sus derivados: Elegir las carnes que contengan menos grasa.

•Cereales, patatas y legumbres: Todos salvo los indicados en “alimentos limitados”.

•Verduras y hortalizas: Todas, y preferiblemente una ración diaria en verduras crudas (ensalada).

•Frutas: Todas salvo las indicadas en el apartado de “alimentos limitados”.

•Bebidas: Agua, caldos, infusiones y zumos, bebidas refrescantes no azucaradas.

•Grasas: Aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja…), mantequilla, margarinas vegetales.

Alimentos permitidos (Consumo moderado y ocasional)

•Leche y lácteos:
Batidos lácteos, yogures azucarados, petit suisse, natillas y flan.

•Carnes semi-grasas,
jamón y fiambres

•Cereales: Cereales de desayuno azucarados (sencillos, chocolateados, con miel).

•Bebidas: Zumos comerciales azucarados.

•Otros productos: Miel, mermeladas, repostería sencillas (las que en composición más se parecen al pan), helados y sorbetes y mayonesa.

Alimentos limitados (consumir de forma esporádica o en pequeñas cantidades)

•Leche y lácteos: Leche condensada.

•Carnes grasas, productos de vísceras

•Cereales: Galletas rellenas, chocolatadas o bañadas con soluciones azucaradas, etc.

•Bebidas: Bebidas azucaradas, bebidas alcohólicas.

•Grasas: Nata, manteca, tocino y grasa

•Otros productos: Pastelería y repostería rellenas, chocolatadas o bañadas en soluciones azucaradas, golosinas y dulces, etc.

•Edulcorantes: Azúcar común o sacarosa, fructosa y jarabes de glucosa.

Tags: ,

Deja un comentario