Revista »

septiembre 30, 2017 – 8:17 pm | 84 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Padres, Salud

Las Infecciones de Oído

Enviado por en agosto 12, 2012 – 2:39 pm | 7.938 views
oido

Por: Gabriel Aisenberg

Las infecciones de oído son frecuentes y dolorosas. Antes de hablar de ellas es necesario comprender algunos conceptos básicos de la estructura del oído.

El oído se divide en tres porciones: externo (el pabellón de la oreja y el conducto auditivo externo), medio (la caja o cavidad timpánica) e interno u oído neurológico. Son los dos primeros los que pueden sufrir infecciones.

Las infecciones del oído externo son conocidas como oído del nadador (swimmer’s ear). Son comunes en verano, generalmente en niños, y se caracterizan por dolor
en el conducto auditivo. Una forma fácil de describirlas es imaginando un barrito en el oído externo. En ese pequeño espacio, una pequeña colección de pus causa gran tensión y dolor. La hinchazón local impide el paso de las ondas sonoras y causa algún grado de sordera. Los doctores pueden ver la lesión en el conducto y de esa forma hacer diagnóstico. Muchos de estos cuadros se resuelven solos, aunque en ocasiones el uso de antibióticos favorece una más pronta recuperación. El uso de tapones al nadar previene parcialmente la aparición de estos episodios.

Las infecciones del oído medio son frecuentes en el invierno. El cuadro típico aparece una semana después de un cuadro gripal. La caja timpánica se comunica con la garganta; cuando la garganta se inflama en el curso de un cuadro gripal, la caja timpánica acumula secreciones que pueden infectarse. El uso de descongestivos durante esa semana ayuda a evitar la acumulación de esas secreciones e indirectamente a prevenir las infecciones. La eficacia de este tratamiento es menor en los niños mas pequeños, debido a que el conducto que comunica la caja timpánica con la garganta es corto y horizontal a esa edad, haciendo más difícil el drenaje de esas secreciones. En el cuadro típico, los pacientes se quejan de dificultad para oír, fiebre y dolor en el oído, especialmente al presionar el cartílago triangular delante de la oreja conocido como trago. El doctor puede ver dentro del oído cómo la membrana que separa los oídos externo y medio (membrana timpánica) se inflama. En este punto, los antibióticos aceleran la resolución del cuadro. Las vacunas de la niñez previenen parcialmente estos episodios.

El diagnóstico precoz le permite a su doctor indicar el tratamiento adecuado. No deje de consultar en cualquiera de estos casos.

Tags:

Deja un comentario