Revista »

mayo 31, 2017 – 10:18 am | 226 views
Lea la historia completa »
Entrevista
Familia y Sociedad
Negocio
Padres
Salud
Home » Revista

Enviado por en abril 7, 2011 – 11:23 am | 3.103 views

Ayudar para tener un impacto positivo en nuestra comunidad

El presidente Obama habló con estudiantes latinos. Les dijo: “Yo creo en ustedes”, y “El éxito académico de los alumnos hispanos es fundamental para el futuro de los Estados Unidos”.

La preocupación de los representantes del gobierno sobre la educación, principalmente la de los latinos, tiene como base los números que dio el Censo del 2010. Hay un total demográfico de 50.5 millones de hispanos en todo el país, y uno de cada cinco estudiantes de Estados Unidos son hispanos. Pero este crecimiento demográfico no es comparable con la cantidad de estudiantes latinos que están en la escuela ni con los que asisten a las universidades.  Uno de los problemas para la concurrencia a la universidad es la falta de becas que muchos de los hispanos necesitan para alcanzar estudios superiores. Otro de los problemas es el abandono en la escuela preparatoria.

Los hijos pueden tener como objetivo asistir a una universidad, pero para que ellos puedan cumplir esta meta, la ayuda y el apoyo de los padres es muy importante. Es la obligación de todos ayudarlos y apoyarlos en todo lo que necesiten para que alcancen sus metas.

Es posible que muchos padres no se sientan capacitados por desconocimiento del sistema o del idioma.   Sin embargo,  esto no debería ser un impedimento, ya que existen organizaciones y hasta la misma escuela que tienen programas de  ayuda a los padres.

Si nosotros apoyamos a nuestros hijos hoy, no sólo será beneficioso para ellos, sino que también lo será para todos nosotros, porque tendremos un país próspero, y todos saldremos beneficiados.

Comencemos ahora a enseñarles a los niños que la prioridad de ellos tiene que ser el estudio; llevémoslos a la biblioteca para que puedan sacar libros y leerlos en la casa, esto es gratis, sólo necesita pedir una tarjeta para usted o puede sacar una para su hijo o su hija. Sugiérales que tengan, aunque más no sea, media hora de lectura cada día y usted siga con entusiasmo todo lo que él o ella leen, preguntándoles sobre el texto para que le narren cómo sigue el libro.

Con el apoyo de todos, los hijos llegarán al final del camino que se propusieron.

Hasta la próxima,

Rosa Maxit

Tags: , ,